autogobierno profesional
Dejar un comentario

Cinco consejos para revolucionar tu vida profesional en 2015 y algunos comentarios

31.12.2014 Expansión.com

Si has incumplido tus buenos propósitos de verano, ahora tienes una nueva posibilidad, más allá de apuntarte a un gimnasio. El nuevo año es una oportunidad para cambiar de vida laboral definitivamente.

Cuando regresaste al trabajo después del verano también te lo planteaste, y probablemente ahora vuelvas a hacerlo con la llegada del nuevo año: tus niveles de tolerancia a un trabajo o a una empresa que no te llenan, a tu jefe, o a una carrera profesional insatisfactoria están bajo mínimos… Y la perspectiva de 2015 quizá sea el punto de inflexión para cambiar definitivamente de vida profesional.

Irte de tu trabajo, de quien te manda o de tu compañía implica que evalúes el giro que estás a punto de dar. El cambio de sector o de profesión es una oportunidad, debes crear tu propia estabilidad laboral desarrollando un nuevo juego de habilidades transferibles y pensando a largo plazo, adelantándote a los cambios del mercado laboral.

McCormick: El lugar de salida no garantiza la llegada a ningún sitio. Cambiar de sector o de profesión, así, tampoco. El éxito aquí y allí va a depender de que tu oferta profesional sea competitiva en cada lugar, es decir, responda mejor a las demandas de negocio que las de los compañeros. Y las oportunidades no existen, sólo existen las oportunidades personales, que no son apuestas ni tiros a ciegas, sino un asunto de evidencias, de tres evidencias, las experiencias demandadas en el destino, las experiencias personales transferibles al destino y la experiencia en transferencia de experiencias. [Más y cómo]Que hay que pensar a largo y adelantarse, impepinable, pero por eso mismo descarta la estabilidad laboral, ni como meta ni como camino. No existe ninguna estabilidad en anticipar lo que no has hecho, identificar habilidades que no conoces, cambiar tus viejas, mantener al día tu oferta profesional, al día y o-rien-ta-da a evidencias, ni a sueños ni a pasiones. Lo único estable va a ser tu pedaleo.

Si tu objetivo es el cambio, debes aportar un nuevo valor y presentar nuevas credenciales profesionales, capacidades y habilidades completamente distintas y adaptadas al nuevo mercado de trabajo.

McCormick: Esto, para un arreglo de urgencia, medio apañado y sin garantías, son dos años. Difícilmente viable. Si no vienes cambiando ya, como sistema, con unas metas basadas en evidencias, es mejor que empieces a cambiar ya tu sistema de autogestión, sea fin de año o sea Santa Genoveva. No hay otra revolución ni falta que hace. Basta con pequeños cambios, continuados pero orientados, repite conmigo, ba-sa-dos en e-vi-den-cias.

La clave

El cambio radical no es una locura. La estabilidad en el empleo ya no tiene que ver con mantener el mismo trabajo en la misma empresa, sector o carrera

Debes tener en cuenta que cada vez más profesionales que persiguen un cambio buscan el trabajo de su vida en alguna ocupación o carrera que nada tiene que ver con lo que habían hecho hasta ahora.

Lo primero que has de valorar si decides lanzarte a esa gran transformación profesional es que la estabilidad en el empleo ya no tiene que ver con mantener el mismo trabajo en la misma empresa; ni en el mismo sector, o en la misma carrera. Tienes varias identidades profesionales y no debes aferrarte a una única.

McCormick: El cambio radical no es una locura según lo que entiendas por radical. Los profesionales que buscan el trabajo de su vida no son profesionales, son niños, y eso no es malo. Aunque tengan ocho o diez identidades, sólo interesan las que pueden dar de comer. Pero hasta ahora lo que viene dando de comer son los servicios competitivos a compradores con dinero. Es muuucho más fácil encontrar compradores que identidades profesionales. De hecho nosotros hemos discontinuado estos servicios, los de las identidades. Ahora hacemos más estudios de mercado.

1. ¿Sabes qué recompensa te hace ser fiel a tu empresa o trabajo? Contestar a esto –y estar bien seguro de ello– resulta fundamental cuando decides cambiar de actividad, compañía o carrera. Es un buen antídoto contra la frustración. Si la decisión de permanecer en un trabajo se basa en razones puramente económicas, no es de extrañar que decidas aguantar lo inaguantable, y que no te importe quedarte estancado.

Recuerda que el dinero no es suficiente argumento para el cambio. Aunque el elemento económico sigue siendo uno de los principales cuando se habla de motivación, su impacto es a corto plazo, y suele interiorizarse o se olvida. El salario, más que una motivación, es un básico, del mismo modo que lo es el lugar de trabajo o los recursos para desempeñar una actividad.

Puesto que el dinero no es un elemento motivador a largo plazo, como tampoco lo es la palmada en la espalda, te queda la carrera profesional. Pero debes saber que las organizaciones ya no son capaces de ofrecer las carreras que podrían satisfacer a los profesionales. Aunque muchas empresas explotan esto desde el punto de vista de la comunicación, lo cierto es que no pueden llevarlo a cabo. Al final, debes pensar en motivaciones intrínsecas, del tipo «siento que estoy aprendiendo»; «formo parte de un grupo exclusivo»; «soy útil en la organización»; o «me siento reconocido».

McCormick:  Si las organizaciones no son capaces de ofrecer carreras, tu carrera te la tendrás que gestionar tu y entonces esas motivaciones intrínsecas dejarán de ser un consuelo para el prisionero y pasarán a ser criterios de selección de empresas.

2. La forma de irte influirá en tu futuro profesional. Si decides marcharte o cambiar, no olvides algo muy importante: lo único que no abandona nunca un profesional es su marca personal. La forma de despedirte te perseguirá en otros trabajos y determinará tu futuro laboral. Si te vas mal, la consecuencia inmediata es el primer impacto que provoca en tu marca y en las empresas a las que luego podrías incorporarte.

McCormick:  ¿Irse de donde estás hasta las narices sin darte el gustazo de mandarles a todos a … y pegar un portazo que se caigan hasta los tiestos? Para eso no te vayas, que es lo que hacen muchos para justificar artículos como éste. Pero si tu portazo te va a abrir las puertas de la competencia, dalo muy fuerte. Qué mejor confirmación para tu marca que ser deseado en el mercado.

3. ¿Dominas las nuevas fórmulas para encontrar trabajo o cambiar de carrera? Nunca debes empeñarte en aquello para lo que no estás dotado. Y debes estar bien seguro de qué quieres realmente en el trabajo que estás buscando; qué es para ti lo imprescindible y lo accesorio.

McCormick: Lo contrario también es cierto, de hecho funciona mejor: estar bien seguro de qué quieren los contratistas en el trabajo que estás buscando; qué es para ellos lo imprescindible y lo accesorio. Y si no estás dotado, ni sueñes con que ellos te van a aceptar.

También resulta crítico que te plantees si realmente sabes buscar trabajo; si sabes vender tus aptitudes y si has utilizado los canales más adecuados para entrar al mercado laboral o cambiar de actividad, empresa o sector.

McCormick: Quizás puedas encontrar alguna respuesta a estas interesantes preguntas en este enlace.

Has de tener en cuenta algunos factores que ya están influyendo en tus posibilidades de éxito. El primero es que un gran porcentaje de las ofertas no se publican o ya están asignadas antes de que comience un proceso de selección. Hay un mercado de trabajo oculto, y el networking se revela como una forma efectiva de encontrar los trabajos que no están publicitados.

McCormick: Sólo desde una perspectiva superpasiva de la búsqueda se puede defender el trabajo como algo “que llega”, sea por anuncio, sea por ángeles informadores. Para un planteamiento más proactivo de la investigación de mercado y oportunidades, recomendamos otra vez el enlace anterior.

Una vez que hayas definido tu hoja de ruta, debes investigar para conocer la metodología de reclutamiento de las empresas, y conocer la segmentación de los cazatalentos que hacen búsquedas en las que puedas estar interesado.

McCormick: La metodología de reclutamiento puede ser hasta un estorbo para acceder al hiring manager, que es quien maneja las necesidades de negocio y los detalles de su demanda.

Hazte visible a través de técnicas como el networking efectivo; en conferencias del sector, participando en redes sociales de forma proactiva, o elaborando un blog profesional.

McCormick: No descartes el riesgo de ridículo social y la pérdida de tiempo. Inviértelo en investigar a contratistas y empleadores, a través de conocidos también, hasta encontrar indicios suficientes para tu marketing directo y discreto.

Otro factor que debes tener en cuenta es que si el mercado laboral pide nuevas habilidades y capacidades profesionales, las ofertas de empleo no pueden seguir siendo como siempre. Los anuncios clasificados de toda la vida no tienen ya mucho sentido. Aparecen nuevos reclamos que responden a una nueva manera de reclutar y que demuestran una capacidad para sintetizar y comprender los valores de la compañía y transmitirlos a quien los pueda entender.

En tercer lugar, debes entender que el currículo, aunque necesario, ya no es suficiente para llegar con éxito al puesto que deseas. Cada vez pesan más la personalidad y los valores del candidato. Para los empleadores resultan cada vez más irrelevantes tus éxitos pasados y la forma tradicional en la que los vendes.

McCormick: El descrédito del CV y la experiencia son mayores cuanto más desorientadas, es decir, menos orientadas al cliente. Entre las alternativas, las propuestas de servicios personalizadas.

4. ¿Cuánto pesan las redes sociales en tu vida laboral? La pregunta es si la presencia y actividad en las redes resulta tan determinante como para abandonar o descuidar otras estrategias y herramientas tradicionales. ¿Será nuestra imagen en Twitter, LinkedIn o Facebook la única que recojan los reclutadores?

En todo caso, debes entender que se trata ante todo de la calidad del trabajo que seas capaz de mostrar en los medios sociales, la manera en la que los utilizas, y si puedes usarlos como correa de transmisión de lo que haces realmente. Si predomina la visibilidad personal por encima de tu realidad profesional y de la relevancia apoyada en hechos, cometerás un grave error.

McCormick:  El discurso comercial para conseguir anunciados en las redes ya huele a rancio. Estar o no estar visible en las redes es un falso debate. Nadie discute una presencia online mínima en Linkedin, el directorio inevitable. A partir de ahí, el argumento pasivo del buscador buscado y pocas evidencias al respecto: las rrss se utilizarían para descartar candidatos ya seleccionados. ¿Como escaparate público de calidad de trabajo? ¿cuántos además de los obvios marketing, diseño gráfico, redacción de contenidos? ¿Para una búsqueda proactiva es necesaria o conveniente la publicidad urbi et orbi? El debate para el buscador de empleo es si estar como producto, visible en el escaparate, o invisible y como buscador activo, y ahí el potencial de las rrss y Google para la investigación de mercado, empresas y directivos es casi infinito.

5. Ten en cuenta los nuevos modelos de trabajo. La relación entre empleado y empleador ya no es de por vida. Aplica esto a tu búsqueda y descubrirás que implica la llegada de nuevos modelos de compromiso, de carrera y de fórmulas de trabajo: debes valorar la posibilidad de trabajar por proyectos, o tener en cuenta las posibilidades de empleo independiente que transforma de manara notable la manera en la que se entiende tu carrera o tu profesión.

Buscar empleo se ha convertido en una profesión muy complicada para la que hay que ser un verdadero especialista. En un entorno en el que no funcionan las soluciones tradicionales, fabricar el propio puesto parece una opción razonable para los que optan por algo distinto.

McCormick: Buscar empleo es una profesión cada vez más complicada incluso para los especialistas. Encontrarlo, mucho más, simplemente porque hay cada vez menos. Por eso la revolución que nos merecemos es empezar a pensar ya en otra cosa, como la supervivencia, y de otra forma, como un negocio, y profesionalizarlo. Más, aquí.

Feliz negocio a todos en el 2015

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s