autogobierno profesional
Dejar un comentario

¿Todavía no sabe si su trabajo se lo puede quitar un robot? Compruébelo aquí

quartzPase al gráfico interactivo de Quartz. Está montado a partir de un estudio académico, “The future of employment: how susceptible are jobs to computerisation?“, Frey & Osborne, 2013

El gráfico contiene datos de EEUU, de ahí los sueldos que aparecen en el eje derecho, pero da pistas sobre la probabilidad de que su trabajo sea automatizado o informatizado: menos hacia la izquierda y más hacia la derecha. Mueva el ratón sobre los círculos. Cada uno es un trabajo y su diámetro tiene que ver con el número de ocupantes, es decir, personas que podrían verse afectadas.

Los trabajos más robotizables están en el rincón inferior derecho, submileuristas, poco cualificados y ya en proceso de sustitución: cajeros, vendedores de tienda y teleoperadores. Los ordenadores tienen más difícil hincar el diente en los trabajos que requieren ‘inteligencia social’, que coinciden con profesiones tradicionales y bien pagadas, dentistas, médicos, ingenieros, abogados…, creativas y, lógicamente, los informáticos. En medio, casi una zona de nadie, poco poblada, probablemente en crecimiento. Y arriba, a la izquierda, tan panchos, bien pagados y a salvo de todo, por ahora, los altos directivos. Al gráfico le falta el movimiento pero sería fácil imaginarlo: la supervivencia consistiría en huir del rincón inferior derecho y acercarse al superior izquierdo, con lo que tendríamos una tendencia, históricamente nada nueva, una referencia cuasi tranquilizadora.

Si no fuera porque el gráfico de marras se está quedando viejo. La amenaza de pérdida del trabajo por informatización, una amenaza focalizada como se ha visto, está siendo ensombrecido por la amenaza, generalizada, de que la economía digital te lo revolucione por completo. Piense en los taxistas, en el gráfico preocupados por la llegada de los coches autómatas de Google, y resulta que una noche Uber ha estado repartiendo licencias de taxi gratis a todo el que quiera, ahora todos somos taxistas, y hoteleros con Airbnb, y banqueros con el crowdfunding y vamos a poder generar electricidad al margen de las eléctricas. Abogados y médicos no podremos serlo pero si vamos a poder ponerlos en su sitio. El panorama que tenemos encima es de lo más entretenido, porque junto a los nuevos riesgos vienen las nuevas oportunidades. Lo malo es que vengan tan deprisa y nos pillen en la siesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s